función emociones

Emociones básicas, ¿para qué sirven?

Os tenía prometido hablar de las emociones así que vamos a por ello. Como ya os contaba en otros artículos, las emociones tienen una función adaptativa. Incluso aquellas que llamamos “negativas” tienen un porqué. Como seres emocionales no podemos escapar de nuestras emociones, pero si las conocemos más a ellas y a nosotros mismos, nos será más sencillo vivir con ellas y dejar que hagan su trabajo. Veamos para que sirven las emociones.

¿Cuáles son las emociones básicas?

Los seres humanos tenemos 6 emociones básicas y universales. Entre ellas están la tristeza, la ira, la alegría, la sorpresa, asco y el miedo. A partir de ellas se desarrollan las demás emociones más complejas. Son universales ya que todo el mundo las siente sin importar la cultura, idioma, sexo, país… Todos las sentimos de igual forma sin importar de donde seamos.

No tenemos emociones buenas o malas, aunque a algunas de ellas (tristeza, ira, asco y miedo) se llamen “emociones negativas”. Se les llama así porque se viven de manera desagradable, pero para nada son malas. Lo de difiere es la forma en las que las vivimos.

Las emociones básicas fueron identificadas por el psicólogo Paul Ekman, que decía que las emociones son el resultado de un proceso evolutivo del ser humano como especie. Son innatas, aunque también pueden aprenderse como por ejemplo el miedo a los perros tras haber sido mordido por uno.

¿Para qué sirven las emociones?

Pues las emociones las tenemos por un motivo. Cada una de ellas desencadena de forma automática una serie de conexiones neuronales, pensamientos, reacciones y comportamientos necesarios para nuestra supervivencia. Es decir, activan tres sistemas: el cognitivo, el conductual y el fisiológico.

  • Son adaptativas y necesarias para sobrevivir. Imaginaos que de repente veis una serpiente. Puede que no hayáis visto ninguna antes, pero de forma innata se activa primero la sorpresa (que dura muy pocos segundos) que da paso al miedo. El miedo nos hace escapar del peligro para ponernos a salvo. Si no fuera por esta reacción estaríamos muertos.
  • Las emociones también tienen un carácter comunicativo. Al ser expresadas (sobre todo en lenguaje no verbal con gestos y posturas) estamos dando información a nuestro interlocutor de lo que estamos sintiendo. Permite que la empatía haga su trabajo, para que los demás comprendan nuestros sentimientos (y nosotros a los demás).
  • También nos permite alejarnos o acercarnos a una persona o situación. Las emociones nos activan hacia una acción determinada, huir o luchar. Ponen en marcha el organismo para reaccionar ante una situación determinada.
  • Las emociones también marcan nuestros recuerdos. Aquellas vivencias que hayamos vivido con una gran carga emocional serán las más recordadas. También solemos recordar cosas que estén en consonancia con nuestro estado emocional actual.
  • Gracias a las emociones también podemos tomar decisiones. Ellas influencian nuestra toma de decisiones. Aunque creas que hayas tomado decisiones siguiendo la razón, seguro que las emociones estaban haciendo su trabajo de forma inconsciente.

Veamos para que sirve cada emoción básica.

Tristeza

Sentimos tristeza cuando perdemos algo importante para nosotros. Puede ser una relación, un proyecto, algo material, la salud… algo que nos hacía felices. Todos hemos sentido en algún momento el peso de la tristeza en mayor o menor grado. Es un proceso de duelo que necesitamos pasar para adaptarnos a la nueva realidad de esa pérdida.  La tristeza lo que nos permite es curarnos de esa pérdida.

Cuando sentimos tristeza queremos estar solos lo que nos permite reflexionar y centrarnos en nosotros mismos. Con las lágrimas expresamos y sacamos nuestro dolor. Nos ponemos más sensibles y somos conscientes de lo que nos sucede a nosotros y a nuestro alrededor. Nos permite estar más en contacto con nosotros mismos favoreciendo la introspección y el análisis. Nos hace pararnos para aceptar lo ocurrido.

La tristeza está muy mal vista socialmente. Observa que sucede si te pones a llorar delante de gente, ¡enseguida querrán que pares! Nos cuesta manejar nuestro propio dolor y mucho más el de los demás. Nos sentimos incómodos y no sabemos que hacer. La rechazamos, miramos hacia otro lado, la negamos o la tapamos con una sonrisa falsa. Necesitamos la tristeza para recomponernos, acéptala como parte del proceso y deja que haga su función.

Cuando no se canaliza bien o se extiende en el tiempo puede llevar a problemas graves como la depresión. Un trastorno emocional incapacitante para el que la sufre. Si ese es tu caso pide ayuda profesional. Si tienes a tu círculo cercano a alguien que la sufre, no te pierdas este artículo donde explico consejos para ayudar a una persona con depresión.

En otro artículo os hablaba de los beneficios tanto psicológicos y físicos que tiene llorar, os dejo el enlace AQUÍ. Reconciliémonos con las lágrimas, nos ayudan a limpiarnos por dentro.

Ira

Cuando hay algo que nos impide conseguir lo que queremos, vivimos o vemos algo injusto o nos sentimos atacados nos invade la ira. En ese momento nos activamos, se dispara la adrenalina y la noradrenalina que prepara al cuerpo llenándolo de energía para el ataque. Nos da energías para defendernos por lo que creemos o queremos, para atacar y nos permite sobrevivir.

El problema reside cuando la ira y toda la energía la liberamos de forma errónea y causamos más problemas en lugar de solucionarlo. Palabras hirientes que ya no se pueden borrar o provocar discusiones que solo causan dolor. Es una emoción que arrasa por donde pasa y hay que saber gestionar bien. La inteligencia emocional nos ayuda en estos casos, para gestionarla y expresarla de forma adecuada y usarla a nuestro favor.

emociones

Alegría

Ésta es la emoción básica que más nos gusta y con la que mejor nos llevamos, la alegría. Nos sentimos alegres cuando conseguimos alguno de nuestros objetivos o recibimos algún tipo de ganancia (sea material o no). Nos es fácil sentirla ya que es muy agradable, nos encontramos alegres, vitales y optimistas. Queremos compartirlo con los demás y expresar nuestra felicidad.

Como las otras emociones, dura un tiempo determinado hasta que el cuerpo recupera la homeostasis (equilibrio). Por eso lo que nos alegra mucho un día a los pocos días ya no nos produce tanta emoción.

Miedo

El miedo es necesario para nuestra supervivencia, como vimos con el ejemplo de la serpiente. Nos hace evitar correr riesgos y poner nuestra vida a salvo. Nos ayuda a reaccionar de forma instintiva para proteger nuestra seguridad.

El problema es cuando ese miedo no es un miedo real, es decir, no está en peligro nuestra vida. Sería como el miedo a hablar en público por ejemplo. No supone ningún riesgo para nuestra vida, pero a mucha gente le resulta imposible por el miedo que le produce. Sería un miedo disfuncional, en lugar de ayudarnos nos limita.

Asco

La emoción del asco nos protege de comer alimentos que pueden estar en mal estado o que nos pueden hacer daño. Las sensaciones que sentimos son para alejarnos de ese estímulo que podría ser perjudicial para nosotros. Puede cerrar completamente tu apetito aunque tuvieras mucha hambre.

Sorpresa

La sorpresa aparece cuando aparece ante nosotros algo nuevo que no esperábamos. Tanto puede ser algo bueno o algo malo, según lo interpretemos. Su función es hacernos prestar atención al estímulo para afrontarlo, activando nuestro sistema cognitivo. Nos ayuda a procesar la información para evaluar lo que acabamos de ver.

Es una emoción que dura muy poco en el tiempo y que suele preceder a otra emoción. Después de valorar el suceso podemos sentir miedo, asco, tristeza, ira o alegría.

Cuéntanos, ¿con qué emoción te llevas peor?

Porque recuerda… saber identificar nuestras emociones nos ayuda en nuestro camino para aprender a gestionarlas.

LIBROS RECOMENDADOS

Si te gusta, ¡Comparte!
0

Published by

Marta Castelos

Psicóloga especializada en autoestima, dependencia emocional y problemas de pareja. Escribo para llegar a más personas la importancia de la salud mental y la normalización de ir al psicólogo. ¡Pon un psicólogo en tu vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.