relación pareja tóxica

¿Cómo saber si estoy en una relación tóxica?

Todos conocemos o hemos conocido relaciones tóxicas (o nosotros mismos hemos estado dentro de una) donde visto desde fuera parece ilógico que esas personas sigan juntas a pesar de hacerse daño continuamente. El amor puede hacer que perdamos la perspectiva y no veamos la realidad, y justificamos nuestro comportamiento y el de nuestra pareja para “normalizarlo”.

Las relaciones de pareja ya son complicadas de por sí, pero cuando te topas con una persona tóxica la situación puede llegar a cotas inimaginables: faltas de respeto, maltrato psicológico, chantaje emocional, ninguneo, intimidación, humillaciones, reproches…

 ¿Cómo saber si mi relación es tóxica?

Hay muchos tipos de relaciones tóxicas. Os dejamos una serie de señales que se pueden producir de forma habitual y que nos indican que la relación no es sana. También es buen momento para hacer autocrítica:

  • Si tu relación de pareja te hace llorar más veces de las que te hace reír.
  • En lugar de darte alas para crecer y desarrollarte, te las corta “por tu bien”.
  • Decide con quién puedes quedar y con quién no.
  • Usa el chantaje emocional (usando tu culpabilidad por ejemplo) para conseguir lo que quiere de ti y si no lo consigue se enfada.
  • Te echa la culpa de todo: de cosas del pasado, de su malestar, de un error que cometiste… nada de lo que hagas será suficiente para subsanarlo.
  • Minimiza tus méritos y virtudes, así como tus problemas.
  • Es un/a vampiro/a energético/a (puedes leer nuestro artículo sobre vampiros emocionales aquí), son personas que utilizan la queja constante y que se alimentan de tu energía positiva.
  • Cuando tus necesidades personales pasan a un segundo plano.
  • Si te hace sentir mal, y tus vibraciones cambian y te sientes más cansado y sin fuerza al estar con él/ella.
  • Controla tu forma de vestir.
  • Investiga tus redes sociales y el teléfono móvil.
  • Desconfía de ti constantemente, y tienes que estar justificándote de problemas que sólo están en su mente.
  • Te reprocha lo que dices, como piensas y lo que haces.

En definitiva, es una relación donde uno o los dos sufren con su unión más que disfrutarla. Lo que provoca un gran desgaste emocional, que puede desencadenarse en ansiedad y estrés.

No todas las relaciones tóxicas tienen todas estas señales. Algunas tendrán menos y otras más, si solo te identificas con una o dos de estas señales no significa que tu relación sea tóxica pero esos puntos es necesario que se mejoren para que tengas una relación sana y feliz.

Ante esta situación hay que abrir bien los ojos y ser conscientes de que no es lo normal y que merecemos algo mejor.

cómo dejar relación tóxica

¿Por qué se suelen mantener las relaciones tóxicas?

Visto desde fuera no le encontramos sentido. ¿Cómo puede alguien continuar una relación con alguien que le hace daño continuamente? La mayoría de personas que están en una relación tóxica no son conscientes de ello. Acaban normalizando y justificando la situación. Esta situación tiene varias explicaciones:

  • Baja autoestima. Si la opinión que tenemos de nosotros mismos no es muy buena que digamos, nos creeremos que no nos merecemos nada mejor. Además la persona tóxica jugará con esta baja autoestima haciéndole creer que nadie más le va a querer, o que no vale nada sin ella. El pensamiento típico es “tengo lo que me merezco”.
  • Miedo a la soledad. Uno de los principales miedo de las personas que tienen un amor propio bajo. Tienen miedo a dejar una relación porque prefieren eso a estar solos. Prefieren esa tóxica opción que no tener opciones, cuando es justo lo contrario. Tener esa relación tóxica le está impidiendo tener oportunidad de conocer a otras personas con las que sí podrían tener una relación sana. Ya sabes el dicho “no hay nada peor que sentirse solo estando acompañado”.
  • Rol salvador. Hay gente que se siente responsable y salvador de su pareja tóxica, con la creencia de que pueden cambiarla. Esto lo único que trae es sufrimiento y frustración, ya que la gente solo cambia si ellos así lo deciden. No porque tú decidas que deban cambiar lo harán. Sé realista, no podemos cambiar nuestro entorno pero sí como nos enfrentamos a él.
  • Dependencia emocional. Tratando de llenar carencias afectivas del pasado, las sustituimos por migajas, o nos volvemos mendigos emocionales. El amor no se mendiga.
  • Miedo a las consecuencias de abandonarle. El miedo a su reacción puede llevar a no poner fin a la relación.
  • Zona de confort. Cuando estamos es una “situación cómoda” (cómoda no significa que sea buena, puede ser un infierno y seguir siendo cómoda), nos acostumbramos a ella.  Nos acomodamos tanto que nos da miedo ir por otros caminos nuevos que no sabemos que nos depararán. Preferimos lo malo conocido, a lo bueno por conocer. Una vez leí que si la llamáramos “zona de mierda” en lugar de “zona de confort” menos gente querría quedarse en ella. Tiene su gracia, pero también puede que tenga razón.

¿Cómo salir de una relación tóxica?

Ya tenéis las claves para detectarla y los motivos para mantenerla. Tienen toda la información que necesitas. Si has conseguido abrir los ojos, y has visto que no hace falta ser violento para tener una relación tóxica es el momento de actuar.

Salir de una relación tóxica es posible. Hay que trabajar en uno mismo y fortalecer nuestra autoestima, eliminar miedos y pedir ayuda y así lo necesitamos. Es mucho mejor la soledad que estar en una relación que te contamina, te desgasta y te hace sentir pequeño.

Si son cosas pequeñas las que has descubierto, puedes comentarlo con tu pareja para tratar de mejorar esos puntos y crear una relación más fortalecida. Podéis ir incluso a terapia de pareja para que alguien os guíe desde el exterior. Pero si te dice que no tiene intención de cambiar o que él/ella no tiene ningún problema, la decisión entonces será tuya: si seguir permitiendo esas conductas y que vayan a más o dejar la relación.

Deja las energías que estabas usando para intentar cambiar a tu pareja para cambiarte a ti mismo. Mira tu verdadero valor, lo que realmente te mereces y di no a situaciones que no tienes que soportar.

El tiempo no cambia a las personas, no te engañes. Las cosas seguirán igual o peor, y lo único que habrá pasado son los años. No pienses que todo mejorará cuando os caséis o cuando tengáis hijos. Habrá casos en los que sí pero son las excepciones. El tiempo pasará, serás muy infeliz y cuando te quieras dar cuenta habrán pasado los mejores años de tu vida. No dejes que suceda.

Por que recuerda… al amor debe traerte seguridad, confianza, ternura y respeto. Si no te da eso, no es amor.

 

Libros Recomendados

Si te gusta, ¡Comparte!
0

Published by

Marta Castelos

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional, Desarrollo Personal, Coaching y Terapia de pareja. Aporto información y consejos para todos podamos ser un poquito más felices que de eso se trata la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.